top of page

Seductor V.S. Ligador (En El Amor y Los Negocios)


Aceptemos la realidad, todos queremos las fórmulas mágicas para llegar a los resultados, todos preferimos la pastilla efervescente de efecto rápido por encima de tratar los problemas de raíz.


El artículo de esta semana pretende aterrizar en el marco del comportamiento humano, la seducción y la realidad interna (o juego interno como nos gusta llamarlo) el por qué las técnicas o fórmulas “mágicas” no funcionan. La realidad de las cosas es que en la vida real lo que importa no es lo que dices, es COMO LO DICES.


Me imagino que todos en esta vida hemos sido víctimas (ya sea en el amor o en los negocios) de una persona que parecía tener todo. Era el perfil del socio perfecto, era la niña ideal, era el galán que por fin (a simple vista) cumplía todos los estrictos requisitos de nuestra lista. Al parecer esa persona pasaba y con bastante buen promedio nuestro rígido calificar, pero, al final nada era real, todo eran apariencias y jamás hubo nada interno que lo respaldara. A mi personalmente me ha pasado muchas veces en la vida, sobre todo en los negocios.


Este tipo de persona (el ligador) hace que de forma fácil demos el paso, hace que de forma fácil digamos: “si salgo contigo” “si le entro al negocio” “si confío, empecemos con esto”. El único tema es que cuando las cosas se empiezan a poner serias y requieren que todo lo hablado se respalde con acciones, estas personas ya no cumplen todo lo acordado.


El ligador por regla general tiene excelentes técnicas y cualidades externas, es decir, es muy carismático o carismática, suena convincente, te da confianza, tiene buena presencia y todas las cualidades necesarias para tener éxito a corto plazo. ¿Cuál es entonces el problema de ese tipo de personas? Que están condenadas a no tener éxito a mediano o largo plazo, porque no tienen una realidad interna que soporte todas esas cualidades externas. En el caso de los negocios, puede ser que carezcan de disciplina, de sentido del esfuerzo, de paciencia, del hábito del trabajo duro, de sacrificio, de dedicación, en fin, sólo por mencionar algunas. En el caso del amor puede ser que carezcan de sinceridad, de intenciones correctas, de valentía para hablar las cosas de frente, de calidad humana para poner en la balanza los sentimientos de la otra parte, etcétera.


Espero quede claro que el ligador es una persona con tremendas herramientas externas, técnicas y apariencia, pero con muy poco músculo interno que soporte lo de afuera.


Entonces ¿Cuál es la clave para tener éxito a largo plazo? La clave es; volverte un seductor. Entiendo que la acepción regular de la palabra seductor no explica lo que estoy tratando de transmitir, sin embargo, en mi personal punto de vista, un seductor es una persona con excelentes herramientas externas y con un tremendo músculo interno, de tal suerte que es capaz de cumplir con lo acordado, dar resultados y sobre satisfacer las necesidades de la contra parte. El seductor ha pasado mucho tiempo internalizando las herramientas, a tal punto que ya son parte de él, forman parte de su personalidad y de su realidad, por eso es capaz de dar resultados. En contraste, el ligador es un sediento de técnicas y fórmulas que le den el premio rápido. En términos coloquiales, el ligador es especialista en conquistas de una noche, mientras el seductor es especialista en conquistas de toda una vida, sea en el amor o en los negocios. ¿Tú qué prefieres? Clientes que te compren una vez o clientes que te compren cada mes por los próximos 30 años.


A continuación, te dejo 3 características intrínsecas de los seductores que deberías practicar con frecuencia:


1. Decir las cosas de frente: Los seductores dicen las cosas de frente sin miedo a no conseguir el resultado ¿sabes cuál es la parte increíble? Que muchas veces consiguen el resultado justamente por hablar de frente. Si no quieres nada serio con una persona, dilo. Si no puedes tomar un proyecto porque estás sobre pasado de trabajo, dilo también. Las personas premiamos la sinceridad.


2. Decir tu opinión sin importar las reacciones de los demás: Los seductores no mienten por convivir, incluso en los negocios, si crees que tu cliente esta tomando una decisión incorrecta pero que te está beneficiando a ti, renuncia al beneficio cortoplacista y da tu opinión. En el amor es lo mismo, si mientes por quedar bien o recibir un resultado a corto plazo, quedará comprometido el mediano y largo plazo.


3. Practica e internaliza: Es real, todos tardamos en aprender nuevas herramientas. Si estás en el proceso de aprender nuevas técnicas de ventas, de ligue, de carisma o de lo que sea, comprométete y practica lo más que puedas. Acuérdate que las técnicas por si solas no funcionan a largo plazo, necesitas internalizarlas y convertirte en el tipo de persona que es así de forma natural.


Por último, recuerda que no hay que obsesionarse nunca por tener dinero, lujos, estilo de vida o a la mujer de tus sueños. Lo único con lo que debes de obsesionarte es con convertirte en la persona que tenga todas las características necesarias para tener el dinero, los lujos, el estilo de vida y a la mujer de tus sueños. Lo importante no es lo que consigues, sino la persona en la que te conviertes para conseguir lo que quieres.


Nos vemos en el próximo artículo,


Erik.

Comments


bottom of page